parte XII: mirus

Se mueven, se dividen y se gestan a sí mismos
no hay ojo que pueda contemplar tanto;
y hacia sí se vuelven, para no volver
y despertar así la maravilla del mundo.

Comments

Leave a Comment